Abogados - LawInfo
Para Abogados

Derecho inmobiliario

¿Tiene usted vecinos ruidosos? ¿Interfieren con el santuario de su hogar? ¿Se pregunta si alguna vez terminará? Si actualmente se encuentra en una situación en la que el ruido del vecindario se está saliendo de control, he aquí algunos pasos que usted puede dar para ayudar a amordazar el problema:

1. Hable con su vecino

Con base en su nivel individual confortable de ruido, los vecinos con frecuencia no se dan cuenta de estar siquiera creando una perturbación. En consecuencia, su primer paso es hablar con su(s) vecino(s) y tratar de resolver sus diferencias en persona. Algunas veces, simplemente con sacar la situación a la luz, se resuelve el problema, rápida y fácilmente.

2. Obtenga una copia de su ordenanza local de la Ciudad o Condado

Si usted no puede resolver sus diferencias hablando con su vecino ruidoso, el paso siguiente es conseguir una copia de sus leyes locales sobre el ruido. Las ordenanzas de la Ciudad y el Condado prohíben ruidos excesivos, irrazonables; vgr. perros que ladran continuamente, explosiones del automóvil y televisiones y estéreos caseros, etc. De hecho, los vecinos incumplidos pueden quedar sujetos a advertencias o aún a una multa.

Usted puede encontrar su ordenanza de la Ciudad o del Condado en su ayuntamiento local o en la biblioteca pública. Haga una copia para dársela a su vecino como un recordatorio amistoso y civilizado, para que baje el volumen del ruido. En adición a lo anterior, conserve un diario personal de todas las actividades irritantes, para futura referencia.

3. Advierta a su vecino por escrito

Si los pasos 1 y 2 no dan resultado, usted puede advertirle otra vez a su vecino; esta vez por escrito. Aunque usted nunca debe hacer amenazas deliberadas, informe amablemente a su(s) vecino(s) que si la situación ruidosa no mejora, usted está preparado para notificar a las autoridades. Incluya una copia de la ordenanza previa sobre el ruido con su carta y conserve una copia de la misma para usted, en caso de que usted se vea forzado a demandar a su vecino en el tribunal.

4. Llame a la policía

Si usted ha dado todos los pasos anteriores y su(s) vecino(s) todavía rehúsa callarse, llame a la policía. Por supuesto usted puede llamar a la policía en relación con un vecino ruidoso desde la primera vez que el ruido llegue a ser fuerte, sin importar la situación. Pero la policía simpatizará más con usted si ve que ha tratado repetidamente de resolver el problema por su propia cuenta.

5. Demanda por ruido

Si aún no se ha hecho nada para rectificar la situación ruidosa, usted puede demandar a su(s) vecino(s) en el tribunal de pequeñas reclamaciones. Esto tiene por objeto llamar la atención de su vecino y garantizar alguna clase de cumplimiento, y dentro de la demanda, usted puede pedir dinero para compensar la dureza y perturbación de la situación que le ha causado para el disfrute del confort en su propia casa.
Antes de ir al tribunal, usted necesita demostrar lo siguiente:

  • La existencia de ruido excesivo y perturbador
  • Una disminución en el disfrute de su propiedad debido al ruido
  • Un repetido intento de hablar con su(s) vecino(s) para anular el ruido; vgr. la primera copia de la ordenanza de la Ciudad o Condado, su carta de advertencia, etc.
  • Cualquier reporte a la policía, grabaciones o testimonios de vecinos y/u otros testigos.

La cantidad de dinero que puede pedir ante el tribunal de pequeñas reclamaciones es hasta de $5,000, dependiendo del nivel justificado de perturbación; vgr. pérdida de trabajo, etc.

Además, ¿usted es inquilino de una propiedad rentada? Independientemente de las ordenanzas de la Ciudad o del Condado, los arrendamientos estándar y los convenios de renta, contienen cláusulas que le dan derecho al "disfrute tranquilo" de su hogar. Un vecino incumplido puede ser considerado como violador del arrendamiento o del convenio de renta y, como resultado, puede ser desalojado por el arrendador o dueño de la propiedad.

Con persistencia y paciencia, y a veces solicitando la ayuda de un abogado en relaciones del arrendador y el inquilino, aun los más ruidosos vecinos pueden ser cambiados a calles donde se encuentran sus comapñeros ronrroneadores. Buena suerte.

Recursos adicionales de derecho inmobiliario

Recursos Búsqueda LawInfo de Derecho inmobiliario